Todo lo que debes saber sobre la extracción de dientes

Todo lo que debes saber sobre la extracción de dientes

5 minutes to read

Posted: Aug 24, 2022

La extracción de una muela es un procedimiento odontológico estándar que conlleva la extracción de una pieza que está muy dañada o que se interpone en el camino de un trabajo de ortodoncia necesario. La extracción de una muela puede parecer algo aterrador y doloroso, pero estamos aquí para explicarte por qué es importante, cómo se hace y lo más importante: ¿duele?

¿Por qué es importante la extracción de una muela?

El dentista puede extraerte una muela por muchas razones. Tal vez quiera arreglar un diente dañado o roto con un empaste o una corona. Sin embargo, hay algunos casos en los que el tratamiento no es suficiente y hay que extraerlo:

  • Se ha fracturado debido a un accidente y no se puede reparar.

  • Sufre una enfermedad periodontal avanzada y carece de soporte óseo.

También puede ser necesario extraer una muela por otras razones: si los dientes de están demasiado apilados y están bloqueando la salida de una nueva pieza, o bien si un diente se infecta como consecuencia de medicamentos contra el cáncer o un trasplante de órganos.

Tipos de procesos de extracción de una muela

¿Qué ocurre durante la extracción de una muela? Hay dos tipos de extracciones de muelas:

  • Extracción general: el dentista extrae los dientes que son visibles en la boca. En primer lugar, el dentista afloja el diente con un instrumento llamado elevador y, a continuación, utiliza un fórceps para extraerlo.

  • Extracción quirúrgica: la extracción de un diente que está roto en la encía o que no ha atravesado la encía (por ejemplo, una muela del juicio) se conoce como extracción quirúrgica. Se trata de un procedimiento más complejo, y normalmente lo realiza un cirujano oral (aunque a veces un dentista puede realizar extracciones quirúrgicas menos complejas, como la de las muelas del juicio). La extracción quirúrgica implica hacer una pequeña incisión en la encía para sacar la pieza. En algunos casos, es posible que el cirujano tenga que retirar parte del hueso que rodea al diente o incluso cortarlo para extraerlo.

Cómo prepararse para la extracción de una muela

Antes de la extracción de la muela, tu dentista te ayudará a prepararte explicándote el procedimiento. Comentaréis el historial médico, ya que es importante que conozca cualquier afección médica o alergia que hayas tenido, junto con cualquier cirugía reciente o pendiente. También debes informarle si estás tomando algún medicamento (incluso los de venta libre, los suplementos y las vitaminas).

El dentista te explicará lo que sucederá antes del procedimiento y también cualquier posible dolor que puedas tener. Aprovecha esta reunión para preguntar cualquier cosa de la que dudes o que te preocupe, ya que te ayudará a prepararte mejor para la extracción.

¿Duele la extracción de una muela?

Sentirás un poco de presión durante el procedimiento de extracción de la muela, pero nada de dolor. En las extracciones sencillas se utiliza un anestésico local para controlar el dolor, por lo que lo máximo que sentirás es el pinchazo momentáneo de la aguja.

Las extracciones más invasivas pueden requerir anestesia general (en la que te dormirás por completo) o medicamentos para relajarte. En el caso de las extracciones quirúrgicas complejas, es posible que te administren analgésicos por vía intravenosa y que el cirujano o el dentista te den también esteroides para ayudar a reducir la hinchazón y mantener el dolor a raya después de la operación.

Después de una extracción, es posible que sientas algunas molestias, pero el dentista o el cirujano te recomendarán analgésicos como el ibuprofeno para controlar el dolor, sobre todo durante los primeros días.

Llevar una prótesis dental temporal

No todas las extracciones de muelas implican el uso de prótesis dentales, pero si el procedimiento se debe a una enfermedad de las encías o una caries, el dentista puede darte una prótesis temporal o inmediata. Estas prótesis están diseñadas para los primeros dos o tres meses después de la extracción de una muela. Permiten que las encías cicatricen y alivian la presión de los dientes restantes. Conseguir una prótesis dental permanente lleva su tiempo, por lo que estas prótesis inmediatas ayudan a la transición.

Recuperación después de la extracción de una muela

Al igual que en cualquier procedimiento médico, hay un período de curación y recuperación después de la extracción de una muela. Quizá te preguntes cuánto tiempo dura el dolor después de una extracción. No sentirás un dolor agudo, pero sí molestias, especialmente si la zona se inflama después del procedimiento. La mayor parte de la inflamación y el sangrado desaparecerán uno o dos días después de la extracción, pero el proceso de curación puede durar al menos dos semanas. La buena noticia es que puedes tomar algunas medidas para facilitarte la vida:

  • Sigue los consejos del dentista: el dentista te dará consejos específicos sobre los cuidados posteriores a la extracción que debes seguir. Habla con él para que te aconseje sobre dichos cuidados. Solo debes seguir la información que aparece a continuación si el dentista está de acuerdo.

  • Toma antiinflamatorios: es posible que el dentista te recomiende tomar algún analgésico como el ibuprofeno, que puede reducir el dolor y las molestias después de la extracción de una muela. Consulta al médico o el dentista para obtener instrucciones y recomendaciones completas.

  • Utiliza compresas de hielo para reducir la inflamación: el dentista puede aconsejarte que utilices una bolsa de hielo en la cara durante 20 minutos para aliviar la inflamación que puedas tener. Utiliza una compresa caliente si la mandíbula está rígida y dolorida una vez que la inflamación haya desaparecido.

  • Enjuágate la boca con agua salada: si el dentista te da el visto bueno, puede que una solución de agua tibia mezclada con media cucharadita de sal te ayude a mantener la boca limpia después de la operación. Solo tienes que enjuagarte con ella durante unos segundos y escupirla.

  • Come alimentos blandos y fríos. Si te preguntas qué comer después de una extracción, opta por alimentos blandos y fríos. Durante los primeros días, será lo más cómodo para ti y lo más seguro para tu boca. A medida que te sientas mejor, ve introduciendo poco a poco otros alimentos. Habla con el dentista sobre los alimentos que puedes comer.

Qué hacer y qué no después de la extracción de una muela

El cuidado adecuado de la boca después de la extracción de una muela es la forma más segura de que la zona se cure y recupere por completo. Aunque debes seguir siempre los consejos del dentista, si quieres saber lo que puedes esperar, a continuación te mostramos lo que debes y no debes hacer para recuperarte sin problemas.

Qué debes hacer:  

  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental: debes seguir cepillándote los dientes, pero evita la zona de la extracción.

  • Ve con calma: evita cualquier actividad durante los primeros días; date tiempo para recuperarte.  

  • Apoya la cabeza cuando te acuestes: si te tumbas en horizontal, puedes prolongar la hemorragia, por lo que te recomendamos apilar almohadas bajo la cabeza y el cuello para estar cómodo.

  • Enjuágate la boca con agua salada 24 horas después de la intervención.

  • Llama al dentista si surge algún problema.

Qué no debes hacer: 

  • Fumar: los cigarrillos pueden impedir la curación.  

  • Enjuagarte o escupir durante 24 horas: esto puede eliminar el coágulo en la cavidad de las encías, por lo que debes esperar 24 horas para enjuagarte con agua salada.

  • Beber con pajita: evita utilizar una pajita durante las primeras 24 horas. El movimiento de succión podría aflojar el coágulo y retrasar la curación.  

La extracción de una muela no es muy agradable, pero la buena noticia es que no es tan mala como puedes pensar. Es un procedimiento sin dolor y la recuperación suele ser suave; hasta puedes comerte un helado. Sigue los consejos del dentista, tómatelo con calma y todo irá bien.

Preguntas frecuentes sobre el proceso de extracción de una muela

¿Cuánto tiempo tarda en curarse la extracción de una muela?

El tejido de las encías tardará entre 3 y 4 semanas en curarse por completo, pero el tejido óseo puede tardar hasta 6 meses. Sin embargo, aunque todo tarda en curarse, la buena noticia es que dejarás de sentir dolor en menos de dos días.

¿Qué hacer cuando te extraen una muela?

Si te han extraído una muela, es importante que le des a tus dientes y encías los cuidados adecuados. Esto es lo que debes hacer después de una extracción:

  • No te dejes la gasa puesta muchas horas. Retírala al cabo de una hora y sustitúyela por una nueva si el sangrado continúa.

  • No te enjuagues durante las primeras 24 horas, ya que esto podría eliminar el coágulo de sangre que evita el sangrado excesivo.

  • Si notas alguna inflamación, aplica algo frío, no caliente. Prueba a poner un poco de hielo envuelto en un paño en la zona hinchada durante un par de minutos.

  • Evita estar en un lugar caliente. Mantén tu casa fresca, ya que el calor puede fomentar la inflamación y la infección.

  • No fumes ni bebas alcohol.

  • Ten cuidado al cepillarte los dientes y no escupas el agua el primer día. En su lugar, deja que caiga fuera de la boca. Evita tocar la zona con el cepillo durante las primeras 48 horas.

  • Mantén la herida limpia.

¿Cómo queda la encía después de la extracción de una muela?

Es habitual que las encías se inflamen durante las horas posteriores a una extracción. Por lo tanto, puede que notes que tus encías están rojas o que hay cierta hinchazón.

¿Qué no se puede comer tras la extracción de una muela?

Lo mejor es comer alimentos blandos durante las primeras 24 horas, como yogur, compota de manzana, purés o cremas de verduras. Luego, puedes ir añadiendo gradualmente alimentos semiblandos como queso, aguacate, huevos o plátanos. Asegúrate también de beber mucha agua y tomar alimentos líquidos.

¿Cómo puedo saber si hay infección después de la extracción de una muela?

Aunque es normal sentir molestias después de una extracción, si notas un dolor intenso y punzante que no desaparece, podría ser un signo de infección. Si experimentas sangrado en las 48 horas siguientes a la extracción y tus encías están muy inflamadas e hinchadas, también puede indicar que la zona está infectada. Consulta a tu dentista si sospechas que es tu caso.

Sources